Llevo todo el día en el sofá dandole vueltas a algo. Ayer por la noche cenamos con amigos y a la salida me encontré a una conocida que hacía años que no veía. Después de estar hablando un rato y preguntarnos mutuamente cómo nos iba la vida, dejó caer unas preguntas (mas bien una señora entrevista a lo “revista del corazón” y una serie de frases que me dejaron ojipláctica!) fue algo así como:

“Si.. ¡si te sigo en facebook! y… ¿estás contenta? ¿realmente te merece la pena machacarte tanto por sacar tu firma adelante? pero.. ¿y si estás tan contenta y te va bien porque llevas tanto tiempo sin vacaciones? ¿Porque no contratas a más gente? ¿Porque no te vienes al centro y te abres una tienda?”

A mi me entró una risa nerviosa que os prometo ¡no sabía ni que contestar! Después no le di mucha importancia pero llevo con esa voz aguda metida en mi cabeza todo el día.

Soy de las que piensa que hagas lo hagas y te dediques a lo que te dediques, tienes que estar feliz. La época en la que vivimos nos ha brindado mil posibilidades y al final tu has tenido la opción de escoger tu camino, con opciones que ni en sueños nuestros abuelos tuvieron. Y ahora no hablo sólo de trabajo si no de las horas que inviertes en hacer lo que te gusta, en dar un paseo, merendar con amigas, leer un libro y pasar tus horas libres en las redes sociales. A veces nos abrasamos a preguntas y cuando tenemos la respuesta ni si quiera queremos verla. Hoy me he despertado pensando a que venían las suyas ¿quizás sea porque ella no está contenta con lo que hace? Nos obcecamos en buscar la felicidad en base a lo que nos espera, de lo que se debe y de lo que se puede. Somos demasiado jóvenes. Demasiado jóvenes para no cambiar lo que no nos gusta, para malgastar el tiempo con gente que no nos apetece o para estar tan tristes y preocupados.

Hay que ser felices, y si no lo eres busca la felicidad porque te prometo que se encuentra. Según el psicólogo de Harvard, Dan Gilbert, el 75% de las personas es feliz dos años después de las peores tragedias que podamos imaginar y los seres humanos tenemos el mejor mecanismo de defensa, la memoria, que nos permite olvidar todo lo malo.

A mi Small Affaire no hace más que darme alegrías, por muchas vacaciones y horas de sueño que me falten. Y a ti que estás leyendo esto te debo mucho, porque sólo formando parte de esta familia ya me haces feliz. Aprovecho para decir que estamos cerca de llegar a 10.000 smallers en instagram, donde comparto mis pensamientos, ideas y combinaciones de piezas bonitas. Me encantaría que me siguieras, me comentaras y me dijeses entre otras cosas… ¿Tu que le hubieras dicho? ¡Me muero por saberlo!

Además hemos recibido muchas piezas bonitas de nuestra última colección que ya tienes disponible en la web ¡y tenemos el taller a marchas forzadas para volver a traer muy pronto los pendientes Hoop Dreams que tanto os están gustando!

small-affaire-combo

 

PD: Nuestra venta privada ha sido un ¡éxito! sólo queda una última pieza, recuerda que es una colección limitada y no volverá a estar disponible. Tienes el acceso directo en tu newsletter!

Aprovecho para mandarte un beso enorme,

captura-de-pantalla-2016-11-07-a-las-17-36-50

Escrito por:smallaffaireblog

Soy Nuria, creo y vendo joyas en Small Affaire, y me gusta compartir en nuestro blog y celebrar lo bueno y bonito de lo que nos rodea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s